CASABO

AcronymDefinition
CASABOCome Again Soon and Bring Others
References in periodicals archive ?
[14.] Ruiz balaguer N, Nacher A, Casabo VG, Merino M.
The Instituto Histo-bacteriologico lost important sources of income in the process, and saw its own infrastructure relegated to second rank and many of the best young doctors in the island ally themselves with the US-backed sanitary project (Ruiz Casabo 1912).
Aunque desde los anos 80 ha habido un gran numero de proyectos e investigaciones de sitios concretos, la vision general de esta zona de estudio es compleja: un gran numero de excavaciones antiguas con contextos estratigraficos dudosos o pendientes de revision, una prolongacion del Musteriense hasta el MIS3 final y MIS2 inicial (Vega Toscano, 1988; Fernandez et al., 2007), evidencias de la tradicion aurinaciense contradictorias--las variantes mas tempranas y las mas tardias peninsulares y europeas (Bischoff et al., 1989; Sacchi et al., 1996; Casabo, 1999)--y nuevos contextos definidos como gravetienses que se solapan cronologicamente, en parte, con el resto de la evidencia arqueologica.
Pero si tenemos en cuenta las dataciones de Foradada V (Casabo, 1997)--tambien atribuido al Aurinaciense--, estaremos considerando entonces un salto de 10.000 anos respecto al Protoaurinaciense detectado en l'Arbreda (h).
Efectivamente, la fase mesolitica del Arenal seria posterior al registro superficial del Pinar de Tarruella, situado a tan solo 300 m al N, cuya industria litica fue adscrita al Epipaleolitico Microlaminar (Casabo, 2004; Fortea, 1973).
Atendiendo al numero de piezas se distribuyen de este modo: 19 ejemplares en Cendres, siete en Matutano (Olaria, 1999), cinco en Nerja (Aura, 1995), tres en Parpallo y Mejillones (Aura, 1995; Garcia del Toro, 1995; Martinez Andreu, 1989), dos en Higueron, Cueva Victoria y Hoyo de la Mina (Lopez y Cacho, 1979; Fortea, 1973; Ferrer et al., 2005; Cortes, 2002) y, finalmente, uno en Blaus, Foradada y Tossal de la Roca (Casabo, 2004; Aparicio, 1990; Cacho et al., 2001; Cacho y De la Torre, 2005).
La cueva Fosca posee dataciones del X-IX milenio para un conjunto que, segun su excavadora (Olaria, 1988), habria que vincular a un Epipaleolitico microlaminar final en vias de neolitizacion, aunque Casabo (2004) afirma que estos niveles deberian relacionarse con los momentos finales de la cueva Matutano (Magdaleniense superior final-Epimagdaleniense antiguo).
Ampliando un poco el marco territorial podemos adscribir a estos momentos algunos niveles de la cueva deis Blaus (Casabo, 2004) y la Pena del Diablo I (Utrilla y Domingo, 2003), los primeros por sus caracteristicas tipologicas y su relacion con los niveles inferiores y superiores, mientras que la Pena del Diablo posee una datacion del 10760 [+ o -] BP que se vincula a unas caracteristicas liricas plenamente magdalenienses (dominio de los buriles sobre los raspadores, laminitas de dorso recto).